Boek: Spaanse Rituelen

Ineke Albers

Rituales españoles. De la belleza y el sudor, Dios y los toros.

Ensayos

Tapa trasera

El arzobispo de Utrecht prevé que en 2028 sólo quedarán diez iglesias católicas romanas en su diócesis, la mayor de los Países Bajos, y los musulmanes radicales creen que pueden controlar el mundo usando violencia contra la sociedad occidental. Tanto el obispo como el musulmán se aferran a la convicción de que ha obtenido la verdad de Dios. Uno se refugia en la apatía piadosa y el otro en la agresión piadosa, pero en ambos casos hay una asombrosa falta de inventiva y adaptabilidad a un mundo que cambia constantemente.

Sobre la base de los rituales de la Semana Santa en Arcos y desde la perspectiva de la historia, la antropología, la teología y las ‘lifesciences’, se esboza cómo el cristianismo, con medios de su propia tradición, podría transformarse en una visión del mundo para el siglo XXI.  En ensayos sobre teatro, cristología, deporte, hermandades, arte, violencia religiosa y corridas de toros, se desempolvan unas viejas ideas y se presentan otras nuevas.

El libro irá acompañado de una detallada descripción antropológica en vídeo y un documental de 90 minutos, ambos publicados en el sitio web www.inekealbers.nl. y en Youtube.

Introducción

Habiendo asistido a muchas Semanas Santas en las ciudades andaluzas a lo largo de los años, me pregunté dónde radica la atracción del ritual para (1) los muchos jóvenes que participan (mientras que la iglesia se ha convertido en un lugar de ancianos en toda Europa), y (2) los muchos no católicos de Europa y América y no cristianos de Japón que vienen a disfrutarla. ¿Qué es lo que atrae a tanta gente en un ritual llamado ‘anticuado’, ‘kitsch’ y ‘superstición conservadora’ por la jerarquía católica romana? ¿Qué tienen las procesiones de la Semana Santa que ofrecer al hombre moderno, que la iglesia aparentemente no tiene desde hace mucho tiempo? Esa fue la pregunta que impulsó la investigación que dio como resultado este libro.

Este libro está dividido en 9 ensayos/capítulos, llamados por los días de la Semana Santa.  Los seis capítulos desde Domingo de Ramos hasta Viernes Santo consisten en varias líneas de ensayo entrelazadas: (1) las hermandades en el presente y el pasado, (2) la historia de las imágenes y pasos, (3) mis propias experiencias con las hermandades e impresiones de las procesiones, y (4) la profundización de un aspecto de la Semana Santa que ahora ha desaparecido en la corriente principal del cristianismo europeo. El capítulo ‘Sábado Santo’ ‘sólo tiene media página. El capítulo ‘Domingo de Pascua’ se desvía porque no se basa en una procesión, sino en un ‘encierro’.

Resumen

I

En el capítulo introductorio se esboza el punto de partida (un enfoque científico y racional) y se eliminan algunos prejuicios existentes. El concepto de ‘religiosidad popular’, a menudo utilizado para los rituales de la Semana Santa, ya no es relevante. Es un concepto del siglo XVIII.

La necesidad humana de clasificar la realidad en categorías puede oscurecer nuestra visión. Mientras que el deporte y el arte hoy en día pertenecen a categorías distintas del ritual religioso, los tres tienen un origen común, y en los rituales de la Semana Santa ya convergen hoy en día. Gracias a la Semana Santa española, se ha preservado la rica herencia ritual del cristianismo, que ha sido descartada en el resto de Europa como obsoleta y supersticiosa. Esto es de nuevo relevante ahora, porque gracias a las ‘life sciences’ nuestra visión de la humanidad cambió dramáticamente en la segunda mitad del siglo XX,  y el desprecio ‘moderno’ por los rituales ya no es tan moderno.

Además, la cristología de la Semana Santa, que ya no se profesa en la iglesia y la teología, pero que por lo tanto no es antibíblica, es de nuevo un punto de interés para algunos teólogos que – después del Holocausto – ya no encuentran apropiada la fe en la Resurrección unilateralmente optimista.

II

El segundo capítulo (Domingo de Ramos) describe las hermandades más jóvenes de Arcos: La Borriquita y El Prendimiento. La procesión del Domingo de Ramos, que en realidad es mucho más antigua que las procesiones de la Semana Santa y tampoco es una procesión de penitencia, se considera hoy en día como la procesión de apertura de la Semana Santa y está destinada principalmente a los niños. Por la noche, la Semana Santa realmente comienza con la procesión del Prendimiento. Este capítulo explora la complicada relación entre el cristianismo y el teatro. Después del estricto rechazo del teatro romano, el cristianismo desarrolló su propia forma de teatro a partir de la liturgia en el siglo X. Las procesiones de la Semana Santa tienen su origen en la cultura del Barroco, y de esto se ha derivado su lenguaje de diseño, pero de hecho son gigantes del bosque ritual. El grueso tronco – entre las raíces en la mente humana y la corona floreciente en el siglo XXI – ha incorporado, a lo largo de los siglos, aspectos del teatro religioso medieval, las obras de pasión, las procesiones del Corpus Christi y las procesiones de flagelo. La necesidad no sólo de articular la visión (religiosa) del mundo, sino también de ponerla en escena, está profundamente arraigada en la herencia genética del hombre.

III

En el tercer capítulo es el turno de la procesión del Lunes Santo de la Hermandad de Las Tres Caídas. Una vez más, es una joven hermandad, que se basa en la filosofía franciscana. Proviene de la Acción Católica y por lo tanto es probablemente la más eclesiástica de las hermandades de Arcos; también se considera la más austera. Esta es la única hermandad de Arcos en la cual no sólo nazarenos sino también penitentes con cruz al hombro caminan en la procesión. La hermandad lleva consigo una imagen no bíblica. Las Tres Caídas no ocurren en los textos de los evangelios. Ese hecho es la razón de describir la metamorfosis que tuvo la imagen de Jesús en el siglo XI. Del rey bizantino que pronto se haría cargo de la dominación mundial, se convirtió en un hombre sufriente en la cruz. Este cambio radical en la Cristología (que era de hecho una forma totalmente nueva de cristianismo) constituyó la base de un gran corpus de literatura sobre la Pasión, algunas de las cuales se originaron en los Países Bajos. Las imágenes que surgieron de esa literatura siguen vivas hoy en día en las imágenes de la Semana Santa. La cuestión es si un cambio tan radical es posible y necesario en el siglo XXI.

IV

A partir del cuarto capítulo se discuten las hermandades mayores, que a menudo tienen una historia complicada. Hoy la escena del latigueo se representa en el paso de la hermandad San Antonio, y en la procesión también participa un grupo de hombres vestidos como soldados romanos. La escena del latigueo sólo se menciona como un aparte en los Evangelios, pero en la literatura de la Pasión medieval estas breves declaraciones se han convertido en un espectáculo de atrocidades.

La autoflagelación se convirtió en una forma de penitencia entre los cristianos, culminando en las grandes procesiones de flagelación del siglo XIV. En el siglo XV, el predicador Vicente Ferrer estableció un movimiento de flagelación español, y le siguieron las primeras hermandades de la Semana Santa. Celebraron procesiones de flagelación en la noche del Jueves Santo al Viernes Santo y encontraron una imitación tan entusiasta que se tuvo que imponer una prohibición de la fundación de nuevas hermandades.

Este capítulo también discute los efectos neurológicos de la penitencia ritual. El sufrimiento voluntario para hacer penitencia no es lo mismo que el sufrimiento involuntario. En base al fenómeno del estrés, se explican las diferencias neurológicas. Ya no se hace autoflagelación durante las procesiones de la Semana Santa, pero parece que los costaleros han asumido el papel de los flagelantes. 

V

El quinto capítulo trata, además de la historia especial de la Hermandad El Perdón, de la historia de las hermandades en general y de las diferencias entre las hermandades de la Semana Santa en Arcos en particular.

Como en la iglesia medieval se prestaba poca atención a los laicos, crearon su propia estructura de organización religiosa, junto a la de los sacerdotes y los monjes. A veces estas hermandades laicas se basaban en los gremios, a veces ellos mismos cumplían la tarea de un gremio. Además de cuidar del bienestar espiritual de los hermanos y hermanas, las hermandades también eran responsables de proporcionar ayuda material a los miembros necesitados, así como de encargarse de los funerales y pagarlos. Las hermandades más ricas dirigían un hospital en el que los enfermos, los desamparados y los peregrinos recibían refugio y cuidados. La caridad medieval era una economía de intercambio en la que los ricos intercambiaban su riqueza material con los pobres, y recibían a cambio crédito espiritual. Las hermandades de la Semana Santa se organizaron de manera diferente a las hermandades medievales, pero el apoyo a los pobres sigue siendo parte de sus tareas.

A primera vista todas las hermandades de la Semana Santa se parecen entre sí, pero bajo la superficie hay grandes diferencias, de eclesiásticas a (disfrazadas) anticlericales, y de conservadoras a progresistas. La conclusión: las hermandades parecen ser una mejor forma de organización para el cristianismo del siglo XXI que las iglesias. 

VI

El sexto capítulo trata del Jueves Santo y en este día hay dos procesiones. La primera procesión es la de la hermandad más antigua de Arcos: la Vera Cruz. Los Remedios también es una hermandad con una historia especial y algunas características muy especiales.

 El Cristo de la Vera Cruz es una obra de 1545 y por lo tanto pertenece al primer lote de imágenes que tenían hechas las primeras cofradías de la Semana Santa, y también fueron las primeras imágenes que se pusieron en un  camilla o paso, porque eran demasiado grandes para llevarlas sueltas.

Este Cristo es el motivo de la discusión del arte del Barroco español. Especialmente en el siglo XVII las hermandades de la Semana Santa contrataron a los mejores artistas del país para hacer imágenes y pasos para ellos. Algunas de estas obras de arte reconocidas internacionalmente siguen utilizándose hoy en día.

Una metafísica completamente lingüística e intelectual es una metafísica pobre. El arte y el ritual son los medios más antiguos por los que el hombre trató de hacer su mundo completo, y mientras que la metafísica lingüística ha llevado a divisiones religiosas cada vez más grandes, el arte y el ritual son universalmente humanos y pueden unir a la gente de todas partes.

VII

En el séptimo capítulo, el Jueves Santo se fusiona sin problemas con el Viernes Santo, ya que la mayor hermandad de Arcos, El Nazareno, celebra una procesión que comienza a las dos de la madrugada del Viernes Santo y termina sólo catorce horas más tarde. Al comienzo de la tarde sale la siguiente procesión: El Dulce Nombre, y más tarde en la noche la última procesión de la Semana Santa en Arcos, con Jesús muerto en un ataúd de cristal y María como Soledad.

En este capítulo se explora el fenómeno de la ‘violencia religiosa’, tanto en general como específicamente la violencia religiosa española. No podemos entender la iconografía de la Semana Santa sin conocer la historia de la violencia religiosa en España. Con su veneración a Santiago Matamoros, su Inquisición y su actitud violenta durante la guerra civil y la dictadura, la Iglesia Romana española ha dibujado un rastro de sangre a través de la historia de España.

VIII

El octavo capítulo tiene sólo 165 palabras.

La Semana Santa tiene muchos sonidos característicos. La música teatral de las cornetas, la amenaza monótona de los tambores, el golpeteo del llamador, el llamado de los capataces: ¡derechalante!… ¡más!… ¡MÁS!… Estos son los sonidos que el aficionado reconocerá inmediatamente como típicos de la Semana Santa. Pero en el Sábado Santo reina el silencio, las procesiones se han terminado, los sonidos son silenciados.

Excepto por un sonido: el rechinar de los neumáticos del coche.  Durante las procesiones quedan kilos y kilos de cera de vela en el pavimento de las calles. Esa cera de vela se adhiere a los neumáticos de los coches, que empiezan a rechinar desgarradoramente en cada curva.

Para mí ese es el sonido de la Semana Santa.El sonido que encapsula todos los demás sonidos de la Semana Santa, como si la cera de vela los hubiera grabado todos y reproduce toda la Semana Santa a través de los neumáticos del coche.

El Sábado Santo no es silencioso, rechina. 

IX

El noveno capítulo, Domingo de Pascua, trata de lo que Timothy Mitchell llama la civilización sacrificial de España. En Arcos la procesión de la Resurrección sólo se celebra una semana después del Domingo de Pascua, porque tradicionalmente se organiza un encierro ese día. Y eso es muy apropiado, porque tanto la Semana Santa como los espectáculos de toros están impregnados del simbolismo de los sacrificios. Se discuten diferentes visiones de la tauromaquia por parte de partidarios y oponentes, y luego se exploran los conceptos de ‘kitsch’ y ‘tragedia’, así como su papel en la teología y el cristianismo del siglo XXI.

Finalmente, para aquellos que no están familiarizados con la Semana Santa, hay un “Pequeño Diccionario” en el que 35 términos comúnmente usados de la Semana Santa son aclarados e ilustrados con una fotografía.